Tecnología

GTA San Andreas cumple 15 años

Grand Theft Auto: San Andreas cumple hoy 15 años: el juego se publicó originalmente el 26 de octubre de 2004 en la consola PlayStation 2 en el mercado americano. Unos pocos días más tarde llegó a Europa. Posteriormente, fue sumando conversiones y se ha publicado en PC, Xbox, Mac e incluso dispositivos móviles iOS y Android.

Si bien no fue tan sorprendente como su paso a las 3D con Grand Theft Auto III, el título ayudó a definir lo que se espera hoy en día de la saga: fue el juego que superó los límites de la ciudad para presentarnos no solo Los Santos, sino toda una región inspirada en California, San Andreas. También introdujo amplias opciones de personalización para su protagonista, Carl Johnson, conocido como CJ. Los jugadores podían influir en su aspecto y rendimiento físico cambiando su ropa, peinado, etc., pero también hacerle engordar o estar en forma haciendo actividades físicas o sobrealimentándolo.

Además, el juego tenía un sistema de progresión que hacía que cuanto más se hiciera una actividad, mejor se fuera. Así, al principio podía ser más complicado ir en moto, conducir o apuntar con las pistolas, pero poco a poco se iba mejorando en estas destrezas y el juego facilitaba al usuario todas estas tareas.

Por primera vez en la saga, el jugador pudo nadar, bucear, conducir un tren (algo que no ha vuelto a repetirse) y realizar multitud de actividades que permitían explorar un mundo mucho más grande que el de los anteriores títulos.

No en vano, el juego fue aclamado por la crítica y sigue siendo uno de los más vendidos de toda la saga. Pero no estuvo exento de polémicas.

Minijuego sexual eliminado, pero que salió a la luz

El gran escándalo que acompañó al juego fue el conocido «Hot Coffee». En algún momento del desarrollo se planteó un minijuego sexual para complementar el sistema de citas románticas de CJ, pero no pasó a la versión final del juego.

Sin embargo, a través de la modificación del juego se consiguió sacar a la luz y los piratas pudieron ejecutar dicho minijuego. Cuando se hizo público, se organizó un gran escándalo que fue aprovechado por conservadores para atacar a la industria del videojuego.

Esto hizo que el juego tuviera que ser recalificado en EE.UU. como un título solo para adultos, categoría que se reserva fundamentalmente solo para contenido pornográfico. Esto implicaba de facto prohibir su venta.

La compañía no solo tuvo que salir al paso de la polémica sino revisar el código para eliminar del disco la posibilidad de activar dichas características.

Por el camino hubo una demanda colectiva en EE.UU. contra la compañía, que se saldó finalmente con un acuerdo extrajudicial en 2007 que permitía a los usuarios que se consideraran afectados solicitar un reembolso: se estima que unas 2600 personas lo hicieron.